Con la lluvia, la carretera se vuelve muy delicada, especialmente ante las primeras gotas. Si quieres saber cómo conducir con lluvia y evitar problemas al volante, sigue leyendo…

El cuarto mes del año ha arrancado cumpliendo a la perfección con el refranero español: en abril, aguas mil. Durante todo el fin de semana, en muchas zonas de España se han visto los cielos cubiertos de nubes y las lluvias han sido generalizadas. Además de los chubascos, la cota de nieve ha estado relativamente baja (entre 800 y 1.200 metros), provocando una circulación difícil e incluso colapsando la autovía de Burgos a la altura de Somosierra, en Madrid, dónde un accidente en el que se vieron implicados 50 vehículos dejó 34 heridos leves y una mujer grave. Pues bien, la previsión meteorológica apunta que esta semana continuarán las precipitaciones en gran parte de España. Por esta razón, te vamos a contar cómo conducir con lluvia, desde las primeras gotas hasta el aquaplaning.

Problemas de conducción causados por la lluvia

La lluvia genera tres problemas principales a la hora de conducir:

  • Reduce nuestra visibilidad
  • Reduce la adherencia del neumático
  • Puede producir desbordamientos y regueros sobre la calzada que son muy peligrosos al provocar aquaplaning

Vamos a ver con detalle cada uno de estos tres apartados para poner solución a los problemas que implican las lluvias para los conductores y mejorar así la seguridad.

Es algo obvio que cuando llueve hay menos visibilidad. Esto se debe a varios factores. Por una parte, los días de lluvia suelen ser nublados y poco luminosos, de modo que ya vemos menos. Además, las gotas en los cristales y en los visores de los cascos de los motoristas también reducen nuestra visión y, para colmo, al entrar con la ropa húmeda dentro del coche hacemos que se empañen los cristales con más facilidad. Recuerda que la visibilidad siempre se refiere a ver y a ser vistos. Éstos son los consejos para que la menor visibilidad con lluvia sea un problema menor.

Circula con las luces encendidas cuando llueve

Enciende las luces de cruce en cuanto caigan las primeras gotas o incluso con un simple “calabobos” aunque sea durante el día. Sólo si la lluvia es torrencial y esperas encontrarte con Noé y su arca, enciende los antiniebla también.

Mantén limpio el parabrisas cuando llueve

A veces tenemos manchas de grasa o aceitosas en el parabrisas, restos de excrementos de aves o insectos que no salen simplemente con la escobilla limpiaparabrisas. Esto hace que la escobilla en vez de secar el cristal lo embadurne. Un cristal limpio hace que sea más fácil el difícil trabajo de los limpiaparabrisas.

Evita que se empañen los cristales cuando llueve

Limpia y desengrasa los cristales desde el interior. Muchas veces nos olvidamos de limpiar la cara interior de los cristales del coche y esto hace que se forme una capa sobre ellos que reduce muchísimo la visibilidad y que se empañen más fácilmente, especialmente si somos fumadores. Mantén bien limpio el interior de los cristales del coche.

Mantén en buen estado las escobillas limpiaparabrisas cuando llueve

Unas escobillas resecas del sol del verano, con grietas o desprendidas no sirven de nada más que para rayar el parabrisas y tener que cambiarlo. 

× ¿Cómo puedo ayudarte?