Las plumillas además de ser elementos muy importantes para la seguridad, también son un elemento de confort durante la conducción. Son las encargadas de garantizarte una mayor calidad en tu visibilidad (en especial en esos días lluviosos) lo que las convierte en una de esas piezas que jamás deberías descuidar.

Éstas tienden a gastarse solas aun cuando han sido poco utilizadas, ya que están expuestas a la intemperie, al sol,a la contaminación y esto las daña, sin mencionar la presión constante sobre el parabrisas.

Los malos hábitos también son un detonante para acelerar su deterioro y a su vez; dañar el parabrisas de tu vehículo. Por ejemplo: usarlas cuando el parabrisas está totalmente seco.

Tener las plumillas gastadas traerá peligro como resultado.Tu visión al conducir disminuirá fuertemente, y también rayarás el parabrisas y créeme, el parabrisas es mucho más costoso. 

¿Cómo saber si tus plumillas no están en buen estado?

Sencillo, ya no limpian como deben y dejan suciedad en algunas partes del parabrisas, seguramente porque están gastadas y tienen su goma endurecida.

Por esto recomendamos cambiar las plumillas limpiaparabrisas por lo menos una vez al año, evitar usarlas cuando el parabrisas esté seco y limpiarlas con una esponja húmeda o un líquido limpiaparabrisas.Son de esos elementos que no debes descuidar, tu seguridad y la de los tuyos es primero.

× ¿Cómo puedo ayudarte?